• La Revolución de la ternura


    Encuentro Misionero de Jóvenes (8-10 abril)"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas misioneras para jóvenes
  • Revista Supergesto


    Suscríbete a la revista misionera de los jóvenes
  • App Infancia Misionera


    Disponible para tablets, móviles y pizarras digitales

viernes, 26 de julio de 2013

Celebración del Día del Misionero Diocesano

Un año más celebramos el 23 de Julio,  el Día del Misionero Diocesano. Este año lo hicimos en la Parroquia María Nai do Bo Pastor de los Frailes Capuchinos.
Eran las 11 del mañana, cuando fueron llegando los misioneros, y algunos familiares y amigos; unos estaban de paso, aprovechando las vacaciones, otros recién retornados y algunos más veteranos que, aunque hace algunos años que regresaron, guardan intacto el entusiasmo y, tienen un trocito de corazón en los países donde dedicaron lo mejor de sus vidas.  Fue un sencillo encuentro donde pudimos compartir experiencias y vivencias personales, y conocer de primera mano la situación de la Iglesia y la sociedad en algunos países. ¡Qué distinto es leerlo en libros o revistas! Se nota que el Espíritu va trabajando en el corazón de los enviados y que la labor de los misioneros, tanto a nivel humano como espiritual, va dejando huella y dando fruto, aunque a menudo las situaciones sean difíciles y conflictivas. Ellos han entendido muy bien lo que significa “dar la vida”.
A las 12:30, nos reunimos en la iglesia para la Eucaristía de Acción de gracias, presidida por el Obispo de la Diócesis, D. Luis Quinteiro Fiuza.   Fue una Eucaristía festiva, alegre, misionera, abierta al mundo, en este día en que, como armonía divina, se celebraba la fiesta de Santa Brígida co-patrona de Europa, tierra de grandes misioneros y evangelizadores, por quienes dimos también gracias al Señor.
“De la Misa a la mesa”, así que, después de la Eucaristía, nos dirigimos a un restaurante donde disfrutamos de una sencilla pero rica comida, durante la cual, pudimos conocernos mejor, reír y relajarnos al tiempo que seguíamos compartiendo nuestra vida, nuestras inquietudes misioneras y el compromiso de todos, los de aquí y los de allá,  en un esfuerzo común al servicio de la Nueva Evangelización.

Fue un día de gran alegría y acción de gracias pues todos tenemos la certeza de que el anuncio de Cristo es para nosotros misión, fruto del dinamismo del Evangelio, y porque así lo creen, y lo vive cada uno  de los misioneros de nuestra diócesis que entregan la vida a lo largo y ancho del mundo.