• La Revolución de la ternura


    Encuentro Misionero de Jóvenes (8-10 abril)"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas misioneras para jóvenes
  • Revista Supergesto


    Suscríbete a la revista misionera de los jóvenes
  • App Infancia Misionera


    Disponible para tablets, móviles y pizarras digitales

viernes, 15 de mayo de 2015

FESTIVALES DE LA CANCIÓN MISIONERA

            Este año hemos tenido la suerte de contar con dos Festivales de la Canción Misionera: El Festival Diocesano y el Nacional.
            Con alegría, los diferentes grupos fueron expresando su entusiasmo con sus voces, sus canciones, sus instrumentos y su arte juvenil lleno de vida.
            El 18 de abril en el Salón de actos del Centro AFUNDACIÓN – COLEGIO-HOGAR, regentado por los Salesianos, nos reunimos para celebrar juntos la alegría de experimentar que “CON JESÚS, somos uno de ellos”.
video
                Una presentación gráfica, en Power Point, ambientó el tema y nos hizo entrar en la dinámica del  Festival y su  Objetivo.
                Los siguientes grupos de Vigo presentaron sus composiciones y creaciones, y nos regalaron además con otras canciones cargadas de un verdadero sentido misionero y compromiso universal:
·         Grupo “Mundo Nuevo” del Colegio de Carmelitas
·         Coro de la Parroquia del Perpetuo Socorro (Redentoristas)
·         Coro de Alumn@s del Colegio San José de Cluny
·         Coro de la Parroquia de San Francisco de Asís (Franciscanos)
·         Coro “Alma, Corazón y Vida” – Grupo latino internacional
·         Coro de la Parroquia de María Auxiliadora (Salesianos)
                Se sortearon cinco bonitas muñecas, traídas directamente de TIES, Senegal, realizadas a mano por un grupo de mujeres,  que atrajeron la atención y colaboración de los asistentes que llenaban el salón.
                Cada grupo recogió contento el trofeo conquistado, y terminamos la fiesta cantando todos juntos el Padre Nuestro que nos envía a ser mensajeros de Jesús, atentos a la realidad de un mundo que nos necesita y nos pide ser “uno” con aquellos que más sufren.