• La Revolución de la ternura


    Encuentro Misionero de Jóvenes (8-10 abril)"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas misioneras para jóvenes
  • Revista Supergesto


    Suscríbete a la revista misionera de los jóvenes
  • App Infancia Misionera


    Disponible para tablets, móviles y pizarras digitales

viernes, 29 de enero de 2016

REELECCIÓN DE DON ANASTASIO GIL GARCÍA

La Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo público, el pasado 26 de enero, la reelección de Anastasio Gil García como Director Nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP). La Santa Sede renueva de este modo su confianza en monseñor Gil García, quien en los últimos años ha desarrollado una infatigable labor en favor de la animación y cooperación misionera en nuestro país.
             Tras hacerse pública su reelección, Anastasio Gil ha expresado su gratitud a Dios y a la Iglesia, y ha manifestado su compromiso al frente de OMP para el próximo quinquenio. "Me apoyo en la oración de todos para ser instrumento fiel al servicio de la actividad misionera de la Iglesia" 

            Anastasio Gil manifestó su intención como Director Nacional de OMP para el nuevo quinquenio, en el que "tratará de dinamizar la cooperación misionera ante los nuevos retos y desafíos que la humanidad está demandando".
            Su agradecimiento por la confianza que la Iglesia le reitera con este nombramiento se ha dirigido en primer lugar "a Dios, porque me está permitiendo entregar mi ministerio sacerdotal al servicio de la actividad misionera de la iglesia, en colaboración con cada uno de los misioneros y misioneras de España. Gratitud que hago extensiva al cardenal Filoni por la confianza en mi persona al renovar el nombramiento como Director nacional de las Obras Misionales Pontificias para el próximo quinquenio (2016-2020), y a la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, que tuvo la deferencia de integrarme en la terna que presentó a la Congregación para la reelección".
            El flamante director reelecto ha afirmado que "desde al año 2001 la sede de las Obras Misionales Pontificias es mi casa", y ha subrayado que "desde allí, en con la colaboración de los trabajadores que integran la Dirección Nacional, tratamos de alentar el compromiso misionero de las diócesis, a canalizar la generosa cooperación con la actividad misionera de la Iglesia en todo el mundo. A todos ellos les debo mi gratitud y reconocimiento".